Transforma tu salud, tu cuerpo y tu mente.

Algo bien curioso sobre la manicura francesa, es que es la madre de todas las manicuras. De hecho su realización data de los primeros años del siglo XX.

Aún con tanto tiempo de haberse creado esta modalidad de manicura, actualmente se sigue empleando gracias a su sencillez y al mismo tiempo estilismo, belleza y elegancia. Por esos motivos seguramente la manicura francesa se ha vuelto tu favorita o simplemente quieres probarla para ver cómo te luce. Sin importar la razón por la cual deseas realizarte la manicura francesa, hoy te hemos traído los pasos que te permitirán tenerla de forma natural y profesional.

 

Limpieza de las uñas

  • Es fundamental que empieces el proceso lavándote las manos con agua y jabón para que cualquier suciedad o impureza sea eliminada.
  • Ahora bien, en caso de que tus uñas tengan esmalte, sin importar que sea viejo o reciente, elimínalo usando algún tipo de producto especial que no contenga acetona. De esa forma evitarás principalmente que las uñas se resequen o se descamen.
  • Una vez que hayas retirado el esmalte viejo, limpia las uñas. Hay muchas formas eficaces de limpiarlas, pero te recomendamos utilizar preparaciones caseras, en internet hay diversas recetas. Sin embargo, una muy popular y eficiente es la que contiene zumo de limón y blanqueador de dientes; solo eso. La aplicación de la mezcla es sencilla. Debes humedecer las uñas en la mezcla y cepillarlas suavemente para que queden totalmente limpias.
  • Culminado este paso, enjuaga con agua hasta que se haya corrido toda la solución y sécalas con papel absorbente o una toalla limpia. No olvides retirar algún resto de pelusa o papel.

 

 

Emparejado, limado y eliminación de las cutículas

  • Es hora de que prepares las uñas. Esto consiste en cortarlas y limarlas hasta que consigas la forma que deseas. Siempre debes buscar emparejar las uñas, que todas queden iguales. Puedes darle la forma que quieras, bien sea cuadrada o redonda, las dos son atractivas.
  • Seguidamente corta las cutículas. Tienes a tu disposición dos opciones muy prácticas. Una consiste en humedecerlas en un recipiente con agua tibia durante un aproximado de 8-10 minutos y empujarlas hacia afuera con la ayuda de un palito de naranja, y presionar sobre cada uña un algodón humedecido con alcohol isopropílico para desinfectar las zonas tratadas. La otra alternativa consiste en cortarlas directamente con una herramienta especial: cortacutículas. Si no habitúas tratar tus uñas, es mejor que optes por la primera opción, pues quitar las cutículas con una herramienta especial es una tarea delicada que debe hacerse en un salón de manicura en Barcelona.

 

Aplicación de endurecedor de uñas

  • El siguiente paso es colocar sobre tus uñas una capa ligera de endurecedor de uñas. Es muy importante que el producto contenga vitamina E. Así no conseguirás que tus uñas pierdan dureza, se pongan frágiles o descamen.
  • Espera unos minutos para que el endurecedor se seque bien.

 

Aplicación de esmalte base y rosado

  • Cuando el endurecedor con vitamina E se haya secado, aplica encima una capa de esmalte base. Efectivamente también debes esperar a que la capa de esmalte se seque. Puedes lograr que el secado sea más rápido introduciendo las uñas en una lámpara UV por unos 10-15 segundos aproximadamente. También puedes esperar a que se sequen solas. Pero si frecuentas hacerte la manicura por ti misma, lo ideal es que adquieras dicha herramienta para que el trabajo se te haga más sencillo. De igual forma, se consiguen a precios accesibles.
  • Tras el secado del esmalte base, debes aplicar dos capas de esmalte de color rosado, no más de esa cantidad. Procura que el tono del rosado sea lo más natural posible, es decir, que no sea muy escandaloso. Primero debes aplicar una capa y esperar que se seque. Cuando se seque, puedes aplicar la segunda. Es importante que ambas capas no sean gruesas, al contrario, deben ser finas para que se puedan adherir con mayor facilidad y eficacia a la uña.

 

Aplicación de esmalte blanco sobre las puntas de las uñas

  • Cuando las dos capas de esmalte rosado se hayan secado, aplica una línea de esmalte de color blanco en las puntas de las uñas. Hazlo con cuidado y firmeza, pues esta línea blanca en las puntas de las uñas es el elemento característico y determinante de la manicura francesa. Para que este toque singular de la manicura francesa se vea mejor, realiza la línea según la forma que tengan las uñas. Realiza este paso con ayuda de un pincel de punta fina, así la definición de la línea será más fácil y con un estilo profesional.
  • También puedes utilizar adhesivos con forma de medialunas, los cuales debes colocar sobre las uñas, sin tapar las puntas de las mismas. Si decides usar los adhesivos, no olvides que el momento de retirarlos es solo cuando el esmalte se haya secado completamente. Si lo haces antes, dañarás toda la manicura y te tocará empezar otra vez.

 

Aplicación de laca protectora y limpieza de restos de esmalte

  • Como siempre, debes esperar a que la pintura se seque. Cuando eso suceda, aplica una capa de laca protectora. Eso le dará brillo y vida a las uñas, además te ofrecerá mayor prolongación de la duración de la manicura.
  • Y como es común que tras la realización de la manicura francesa queden restos de esmalte sobre la piel, utiliza algodón y humedécelo un poco en alcohol isopropílico y limpia las zonas de la piel que hayan sido manchadas.

Ya tienes toda la información necesaria para hacerte una manicura francesa de lujo y desde la comodidad de tu casa. Lo mejor de todo es que es muy fácil y no requiere una inversión, pues su realización es con el uso de productos básicos, para nada costosos y que puedes conseguir en cualquier parte o que incluso ya tienes en tu hogar.

No tengas miedo, consiéntete un rato consiguiendo los materiales que necesitas y atreviéndote a lucir unas uñas increíbles hechas por ti.

Categorías: Desarrollo Personal

Añade Un Comentario

COPYRIGHT © 2017 | Cuerpo Al Dente