Transforma tu salud, tu cuerpo y tu mente.

El Hábito De La Lectura: Cómo Aprender A Leer Todos Los Días

ESCRITO POR Autor.Buenas prácticas, Desarrollo Personal, Hábitos Saludables.0 Comentarios

“El hombre que no lee libros no tiene alguna ventaja sobre el hombre que no sabe leer” – Mark Twain

leer todos los dias Por mucho tiempo he querido convertirme en un buen lector.

Mi padre al que mucho admiro ha sido un ferviente lector desde que tengo memoria, y el ver todos sus libros acomodados en sus libreros es un vivo recordatorio de que debería ponerme serio con respecto a mi hábito de lectura.

Pero siempre es un vaivén que nunca lo he logrado convertir en un hábito sólido.

Por eso, como parte de mi reto anual de trabajar en UN hábito nuevo por mes que me ayude a lograr mi meta anual de tener un gran desarrollo personal en este 2015, decidí que ese primer hábito para Enero sería el de la lectura.

Y bueno, fue algo interesante…

Pero ¿cómo me fué con el hábito?

Veamos…

El Por Qué

La razón por la que escogí este hábito, es clara para mi.

Si quiereo crecer como persona, coach, emprendedor, padre, esposo y líder, tengo que estar en constante aprendizaje, y la lectura es una gran parte de ello.

Existen otros medios como cursos, videos, artículos, seminarios y demás, pero lo que está más a mi alcance (y que aparte me separe un poco de la computadora) es el de tomar un libro (o bien mi Kindle) y sentarme a leer un rato un buen libro.

Mi meta es enfocarme en libros de crecimiento y desarrollo personal, aunque también no descarto leer libros sobre negocios, productividad, emprendimiento y uno que otro sobre ficción.

Pero lo importante en Enero era que, no importa qué leyera, a quién leyera o cuándo lo hiciera, debía instaurar de una vez por todas el hábito de lectura de nuevo en mi vida.

“No importa cuan ocupado piensas que estás, debes encontrar tiempo para leer, o rendirte a la ignorancia autoimpuesta.” – Confucio

El Plan

Para el mes de Enero, mi meta inicial era la de leer sin falta, todos los días, por 30 minutos.

30 minutos de 24 horas sonaban como perfectamente posible, y estaba convencido de que podía hacerlo, pero ya hablaremos de eso, porque no fue tan sencillo…

Para llevar un registro de los días en que lo hacía o no, utilizaría la aplicación en mi teléfono “Coach.me” la cual me permite registrar diariamente cualquier hábito que me plantee.

Finalmente, la hora para hacerlo, para empezar, sería justo después de mi almuerzo, alrededor de las 2pm.

Y claro está, sólo leería UN libro a la vez. Si no podía mantener mi hábito de la lectura en el pasado, menos lo podría hacer leyendo más de un libro al mismo tiempo.

Por último tenía que tener un libro con el cual empezaría. El elegido fue uno que recibí de regalo en la pasada Navidad llamado “La Práctica De La Meditación“, por Madonna Gauding.

Los Obstáculos

Después de pasados estos 30 días, puedo decir que tuve los siguientes 4 obstáculos…

  1. dormido leyendoLa Hora Escogida: Leer justo después de almuerzo sonaba al principio como una buena idea.

    Mi esposa y yo aprovechamos este momento (en el que mi hija está tomando la siesta) para comer un poco más tranquilos y ver algo de nuestras series favoritas juntos; y leer unos 30 minutos después de esto, repito, sonaba como posible.

    Pero como te podrás imaginar, leer a las 2 de la tarde y luego de comer, me generó unas ganas enormes por tomarme una siesta, tanto que muchas veces empezaba a cabecear después de tan sólo 10 o 15 minutos de lectura.

    Al darme cuenta de esto, decidí mover mi rato de lectura a la noche, tipo 9:30 o 10pm, un poco antes de irme a la cama y a veces el momento en que mi hija ya también estaría durmiendo.

    Pero me sucedió lo mismo.

    Cabeceos, sueño y falta de concentración. Ya a esa hora mi cuerpo está usando sus últimos recursos de energía y no me alcanzaba lo suficiente para mantener mis 2 ojos abiertos y concentrados en la lectura.

    Pero ya luego encontré una hora que me sirvió, y esto lo resolví acordándome de una premisa básica a la hora de crear un hábito:

    Si quieres crear un nuevo hábito, adjúntalo a otro hábito que ya tengas creado.

    Por ejemplo si quisiera tomar más agua, podría ayudarme a crear este hábito tomando agua cada vez que entre a la cocina o al baño.

    En mi caso con la lectura, fue fácil determinar cuándo podía hacerlo: Añadiéndolo a mi ritual matutino.

    Cómo comenté en el artículo sobre Rituales Matutinos, todas las mañanas apenas me despierto realizo las mismas acciones: Me levanto, me baño, medito, hago ejercicios de estiramiento, preparo mi bebida matutina, salgo 5 minutos a respirar aire fresco, planeo mi día y escribo en mi diario o Jornal, lo cual en total no me toma más de 60-70 minutos.

    Puedes leer más sobre este ritual matutino y sus beneficios aqui.

    Así que lo más lógico para mí en ese momento, fue añadir el hábito de la lectura a ese ritual.

    Y ahí, finalmente, encontré el lugar perfecto para practicar este hábito. Justo entre mis ejercicios de estiramiento y mi bebida matutina.

    Esto derivó en extender en tiempo un poco el ritual, pero el resultado lo ha valido.

    Pero por fin encontré el momento ideal. No más cabeceos ni falta de concentración. A esa hora estoy (usualmente) fersco como una lechuga y con el mejor “mood” mental de todo el día.

  2. La Cantidad De Tiempo: ¿Sólo 30 minutos? ¡Claro!
    Pues no.

    Me di cuenta que al estar tan poco acostumbrado a leer, 30 minutos fue mucho pedir para mi.

    Suenan como muy poco, pero al menos durante todos esos días en que leía luego de la comida o antes de dormir, 30 minutos de concentración en la lectura se tornaron en una tarea imposible el 90% del tiempo.

    Cuando ya luego moví el hábito a la mañana (luego de 3 semanas) me fue más fácil leer más de 15 minutos cuando lo quisiera, pero al no querer alargar mucho mi ritual matutino y poder terminar todo antes de las 7:30-7:45 (nuestra hora usual del desayuno), dejé el mínimo en 15 minutos.

    Y ahora estoy en eso, entre 15 y 30 minutos, pero no más (al menos por ahora).

  3. La Falta De Práctica y El Diario Vivir: Esto es algo casi que obvio. La falta de práctica nos hace imposible (sobre todo al principio) el practicar un nuevo hábito.Y en otras ocasiones la vida se pone de por medio.

    Por ejemplo, hubo muchos días en que no logré sentarme a leer ni siquiera 1 minuto (ya lo verán más adelante). Hubo otros días en que estaba o muy cansado o muy ocupado, y lo que hice fue leer al menos 10 minutos y mantener el mínimo necesario.

    Es mejor leer 10 minutos de 30, a no leer nada.

    Muchos creen que si no realizan el hábito completo no vale (por ejemplo correr solo 2 de los 5km que corres a diario), pero el no realizarlo puede terminar en dejar botado el hábito del todo. Puedes leer más sobre este error aqui.

    La lectura a lo largo del mes fue intermitente, y ya lo verán más adelante.

  4. El Primer Libro Que Me Leí: Este libro de meditación que leí al principio, me llamaba mucho la atención. Después de todo la meditación es algo que me ha ayudado mucho en mi último año, pero como todavía me considero novato en muchas cosas sobre la meditación, quería aprender más sobre esto y parecía una excelente ocasión.

    Pero el libro, aunque me sirvió de hecho para apreder cosas que no sabía, no fue lo suficientemente emocionante como para que yo me muriera de las ganas por seguir leyendo.

    De hecho, el libro lo recomiendo solo si ya alguien ha practicado la meditación aunque sea a nivel principiante. Si no hay conocimiento alguno, es mejor buscarse uno otro.

    Cuando finalmente terminé este libro, pasé al siguiente: “El Poder Del Ahora” de Eckhart Tolle (recomendadísimo), y con este me fue más sencillo seguir leyendo día tras día, ya que me atrapó.

    Sobre este libro hablaré más adelante, pero básicamente se trata de crear en nosotros el hábito del estar presentes en el ahora. No en nuestro pasado, no en nuestros problemas o situaciones que tendremos en el futuro. Sino de estar presentes en lo que está sucediendo aquí y ahora, y apreciar cada segundo que pasa.

    Y aunque no he terminado el libro aun (lo sé, he tardado mucho con solo estos 2 libros), el libro es una joya, te lo recomiendo.

Los Resultados

Como podrás ver en la siguiente imagen tomada de mi perfil en Coach.me, los círculos verdes señalan los días en que realicé el hábito de lectura (sin importar cuántos minutos lo hice). Los días sin círculos son días en que no lo hice.

En total, realicé el hábito 19 días, un 61% del mes. Lo ideal hubiera sido 90-100%, pero lo considero un éxito si tomo en cuenta que tenía meses sin leerme un solo libro de forma constante.

Hubo lapsos de 2 hasta 4 días en que no leí nada. En este momento sinceramente no recuerdo por qué fue asi, pero como comenté una vez, cuando no realizamos un hábito por 3 días o más le damos menos importancia y corremos el riesgo de dejarlo botado. Pero por fortuna no fue asi.

Algo que me ayudó mucho a no dejarlo botado fue el hecho de haberlo hecho público y tener a los lectores del blog (ustedes) como mi ancla de contabilidad, porque me comprometí a hacerlo y no quiero defraudarlos.

Quiero que esto sirva de inspiración para ustedes.

Otra buena herramienta para acordarme de realizar el hábito fue el de ponerme recordatorios diarios.

Esto lo hice con los recordatorios que puedo establecer en la misma aplicaicón Coach.me, y que me recordaban todos los días a cierta hora que tenía que sentarme a leer. El tener el libro actual a simple vista también sirve como recordatorio para tomarlo y leer un poco.

Usar Coach.me es claramente no algo necesario (después de todo solo está disponible para iPhone o en modo web), pero podrías usar alertas en tu teléfono o PC para tener ese recordatorio. Inclusive post-its en tu escritorio, dormitorio, baño o cocina pueden servir.

Los libros leídos durante el mes fueron 2, o bien 1.7 ya que el segundo “El Poder Del Ahora” no lo terminé para el final del mes (y honestamente no lo he terminado aún, pero ya pronto). Espero que con el tiempo pueda leer más minutos por día, de forma más concentrada e inclusive un poco más rápido.

Veredicto

Enero fue un excelente arranque para este año en que quiero desarrollarme más como persona (tanto personal como espiritual), y el haberlo empezado poniendo énfasis en mi hábito de la lectura sentó una base bien sólida para seguir continuando con mi meta anual.

El hábito definitivamente lo seguiré realizando en mis mañanas, y ya estoy pensando en leer otro rato más en las tardes si me permito darme ese descanso de mi trabajo.

Ya tengo 2 libros en la mira (de hecho ya empecé uno de ellos), y eso es suficiente para saber que tendré material de lectura para al menos el mes de Febrero.

El Hábito De La Lectura: Cómo Aprender A Leer Todos Los Días

Para resumir, si quisieras crear el hábito de la lectura y leer todos los días, estos serían los puntos o pasos que te recomendaría realizar:

  1. Determina bien la cantidad de tiempo. Si sueles leer a menudo, no te recomiendo leer más de 30 minutos, inclusive no más de 15 si no sueles leer nada nada. Al principio puedes leer poco, ya después irás sintiéndote más cómodo con la lectura.
  2. Escoge bien el momento de lectura. Lo mejor sería que lo hicieras todos los días a la misma hora, pero ten presente cómo vas a estar a esa hora y qué obstáculos o limitantes podrías tener. Que no te pase lo que me pasó a mi con mi sueño y cabeceos, no querrás tener que devolverte todos los días 2 hojas completas par aacordarte de lo que leiste la última vez.
  3. Escoge un libro en el que el tema te llame la atención. No leas por leer. La gracia está en que le encuentres el gusto a la lectura, y si escoges cualquier libro solo por empezar a leer, no vas a llegar muy lejos. Escoje un tema que te guste y que creas que te va a manterner apegado al texto.
  4. Mantén un registro. El tener un registro de los días en que cumples tu hábito, el que sea, es una buena motivación para que sigas con el hábito, no lo dejes de lado ni mucho menos posponerlo. Puedes usar una aplicaicón como Coach.me o bien alguna otra que escojas. También puedes hacerlo en papel tal y como te lo explico en este artículo.
  5. Ponte recordatorios. Ya sea en tu teléfono, con una aplicación o con post-its alrededor tuyo en lugares visibles. No hay nada como una alarma para acordarte de cosas en las que dejas de pensar por el trajín del día
  6. Cuéntaselo a alguien. Si vas a crear un nuevo hábito, como el hábito de la lectura, asegúrate de contárselo a alguien cercano a ti. Esto te forzará más a cumplir tu palabra, además de que la otra persona te puede servir como recordatorio cada vez que la veas o cada vez que le pidas que te recuerde.
  7. Mantén el mínimo necesario. Si te propones leer 20 minutos o 4 hojas o algo similar, no dejes de hacer tu hábito porque no crees que vayas a tener el tiempo necesario. Trata de leer al menos 5 minutos o un par de páginas, lo cual será el minimo necesario para que mantengas el hábito de lectura activo dentro de ti.

Febrero: Un Mes De Mindfulness

Gracias a la lectura que he tenido del libro de Eckhar Tolle, El Poder Del Ahora, pude decidirme a que mi hábito para el mes de Febrero sería el de estar presente, disfrutar de cada momento de la vida y dejar de estar tan pendiente o preocupado por cosas que tal vez ni sucedan en el futuro.

A esto se le conoce como Mindfulness, o también Atención Plena

Este reto no es PARA NADA sencillo, y la forma de practicarlo no es tan simple como la de tomar un libro y sentarme a leer.

Esto requiere más trabajo interno y espiritual, y la forma de medirlo tampoco es sencilla.

Pero de lo que sí estoy convencido es que esto es algo que necesito hacer. La mayoría de nosotros ha dejado de disfrutar el presente, no nos sentimos cómodos teniendo un rato de calma.

Lo vemos en cualquier lugar. Si no estamos trabajando, si no estamos viendo TV o si no estamos hablando con alguien, sacamos el teléfono y empezamos a ver en qué perdemos nuestro tiempo.

Es un hábito terrible.

¿Por qué tenemos tanto miedo de tener un momento de paz cuando la vida nos lo brinda?

En otras ocasiones empezamos de pronto a divagar en nuestro pasado, en cómo era antes, en cómo las cosas han cambiado o cómo te gustaría que algunas cosas fueran como antes. Tenemos discusiones ficticias entre nosotros y esa o esas personas personas con las que hemos tenido una discusión antes, o planamos en qué le diremos la próxima vez, lo cual termina en robarnos la paz actual por hasta medio hora completa.

O lo más común, nos preocupamos por el futuro y lo que “parece” que traerá. Cuentas, proyectos, deudas, viajes, actividades, reuniones, fechas de entrega y demás cosas que nos alteran nuestro estado presente.

Y todas estas cosas nos impiden disfrutar de nuestra vida de forma más plena. Nos impiden apreciar lo que tenemos y a quienes tenemos en este preciso momento. Nos afectan nuestra mente, nuestro estado de ánimo, nuestra productividad y las relaciones que tenemos con otras personas.

Pero más que nada a nosotros mismos.

De seguro sabes de lo que estoy hablando. Porque lo haces todos los días.

Si tienes el hábito de meditar, estás ya un paso adelante, pues el meditar nos ayuda a separarnos de todos estos pensamientos y nos ayuda sentir (no pensar en) nuestro presente.

Cuando meditamos tratamos de serenar y observar nuestros pensamientos, tratamos de ver lo que hay detrás de ellos, hacemos lo posible por no juzgar nada, nadie ni ninguna situación. Solo tratamos de ponerle un freno a nuestra vida y tener un rato de calma, serenidad y búsqueda interna.

Y esto sin duda ayuda a apreciar el poder del ahora.

Por eso, nuevamente, ese será mi reto de 30 días (bueno, 28) para Febrero.

Ya lo comencé hace 10 días por supuesto, y al final del mes haré un nuevo reporte de cómo me fue, cuales fueron los obstáculos, logros, consejos y demás.

Para Terminar

Espero que adquieras esta práctica de realizar un hábito nuevo por mes, en vez de tratar de instaurar muchos hábitos a la vez y de tratar de conseguir una larga lista de resoluciones para antes de que termine el año.

Y si quieres hacerlo empezando con el hábito de la lectura, ¡pues adelante! Ya tienes los pasos a seguir.

Si quieres saber más sobre este tema de desarrollar sólo un hábito al mes, puedes leer mi artículo “Adiós a Las Resoluciones De Año Nuevo. Así Es Como Tendrás El Mejor Año De Tu Vida“.

Espero que dejes tus comentarios y que me cuentes cómo te fue con tu hábito escogido durante el mes de Enero (no importa el resultado) y qué estás implementando para este mes de Febrero.

Créditos Imagen: Flickr, Flickr Flickr

COPYRIGHT © 2017 | Cuerpo Al Dente