Transforma tu salud, tu cuerpo y tu mente.

Cómo Romper Con Tus Malos Hábitos (Cambiando Tus Circunstancias)

ESCRITO POR Dennis.Hábitos Saludables.0 Comentarios

¿Cuántas veces has intentado realizar un gran cambio y fallaste en el intento?

El gran problema es que olvidamos que, para tener una transformación en nuestra vida, es necesario comenzar con nuestros hábitos.

El siguiente es un artículo invitado escrito por Tania Sanz de Habitualmente.com y en él Tania te dirá cómo lograrlo de forma práctica y simple.



Antes de iniciar a fondo, déjame preguntarte esto:

romper malos habitos¿Cuándo te despertaste esta mañana qué fue lo que hiciste primero? ¿Fuiste directo a la regadera, tomaste un café o checaste tu correo? ¿Saliste a correr? ¿Te abrochaste el zapato del pie derecho o del pie izquierdo primero? ¿Ensalada o Hamburguesa para comer?

La vida que tienes hoy es el resultado de tus hábitos.

De hecho más del 50% de nuestras acciones diarias son hábitos. Tenemos la capacidad de decidir conscientemente hasta cierto punto, después como una consecuencia neurológica normal, el comportamiento se vuelve automático.

Y qué fácil es olvidarlo cuando queremos iniciar un gran cambio en nuestra vida.
Todos hemos pasado por eso. Intentar salir a correr de forma constante y dejarlo para luego. Empezar a comer más saludable y renunciar a la mitad. Querer organizarnos mejor y acabar el día como siempre con estrés y sin tiempo libre… etc.

Como un espiral sin salida de inicios y derrotas.

A todos nos ha pasado alguna vez. Pero, no es tu culpa.

Simplemente la acción repetida ha formado un poderoso hábito en tu vida. Y este puede sobreponerse a tus intenciones de cambiar.

¿Cómo se formó este poderoso hábito?

Una acción realizada de forma repetida, hace que se convierta en un hábito. Lo importante es que existen dos partes que desencadenan que realices determinada actividad: un recordatorio y una recompensa.

Esta imagen lo explica mejor:

hab1

El recordatorio, como su nombre lo dice, es un estímulo que desencadena la acción. Mientras que la recompensa funciona como un premio, para que la siguiente vez que tengas ese recordatorio repitas la acción.

Por ejemplo cuando suena tu móvil (recordatorio), revisas tu correo (acción), tienes un mensaje (recompensa):

habitos malos

Todas tus actividades diarias se caracterizan por la repetición.

Los humanos estamos hechos de acciones repetidas para cumplir nuestras necesidades cotidianas. Esto es una gran ventaja para el cerebro. Porque al hacer una acción en “modo piloto” tenemos la capacidad de pensar en otras cosas mientras tanto.

Por ejemplo: Ir al trabajo en la misma ruta de cada día, hace que mientras lo hacemos podamos pensar en otras cosas.

La desventaja de los hábitos es que sean buenos o malos, se repiten con relativa independencia de las intenciones. Es decir que tu intención por comer más verduras, no son suficientes para dejar de comer papas fritas.

Esto pasa porque muchas actividades cotidianas no sólo se llevan a cabo con frecuencia, pero también se llevan a cabo en unas circunstancias determinadas, en momentos específicos, con ciertas personas y con ciertos estados de ánimo.

Según una investigación, el 47% de nuestras actividades diarias sigue un patrón y por lo general en una ubicación determinada.

Por ejemplo: Cuando entras a una habitación (lugar determinado) oscura (situación determinada). Automáticamente enciendes la luz, sin tomar la decisión de hacerlo, sino como un simple reflejo.

Esto quiere decir que el cerebro es capaz de asociar una actividad con un lugar y un momento específico.

Cambia tu ambiente y adopta un mejor hábito

Una investigación del 2005, pidió a varios participantes que cambiaran el lugar en donde solían hacer estas tres actividades: ejercicio, ver la televisión y leer.

Los resultados mostraron que el cambio en las circunstancias (por muy pequeña que sea) logra hacerlos conscientes y retomar el control de sus decisiones por realizar esa actividad.

Me explico mejor, cambiando el ambiente (como el lugar, o la hora del día) en el que estas realizando determinado hábito, puede resultar en que este hábito desaparezca. Simplemente porque la acción deja de ser automática y vuelves a tener el control de la intención.

Perturbar la repetición de las acciones pasadas, cambiando las circunstancias normales, genera nueva información para el cerebro, lo que obliga a revaluar las intenciones de porque hacemos determinada acción.

Entonces, ya sabes que es lo que tienes que hacer: Cambia el ambiente del hábito que quieres mejorar.

Por ejemplo: Si quieres comer más saludable entre comidas, puedes cambiar las circunstancias:

  • Reordena tu cocina
  • Cambia de supermercado
  • Cambia el lugar en el que estás comiendo

Un cambio en las circunstancias hace que el hábito deje de ser automático y la acción que estas realizando vuelve a ser a tener un control intencional.

Comienza hoy mismo a mejorar tus hábitos y experimenta una transformación en tu rutina diaria.



[imagen: Flickr]

Sobre Tania
taniaTania Sanz es nutricionista y autora del blog habitualmente.com.
El objetivo de este espacio es lograr transformar tus hábitos y a mejorar el diseño de tu rutina diaria de forma saludable, con estrategias prácticas basadas en evidencia científica.

Empieza a cambiar tus hábitos suscribiéndote gratis a mi blog aquí.

Categorías: Hábitos Saludables
Etiquetas: #habitos, #invitado
COPYRIGHT © 2017 | Cuerpo Al Dente| POR DENNIS LEYTON

Obtén GRATIS mi Plan Quema Grasa De 5 Días. Solo ingresa tus datos aquí:

x