Transforma tu salud, tu cuerpo y tu mente.

Cómo Desarrollar El Hábito De Mindfulness (O Atención Plena)

ESCRITO POR Autor.Desarrollo Personal, Hábitos Saludables.0 Comentarios

Hay libros que llegan a uno no por casualidad, sino porque era lo correcto que le sucediera a uno en ese momento de la vida.

Eso me pasó en Enero, cuando comencé a leer el libro “El Poder Del Ahora“.

Desde unos 2 meses atrás me empecé a topar con este libro (o bien la recomendación de leerlo) en muchos sitios de internet. Pero además lo veía en librerías y un par de familiares me lo comenzaron a mencionar en distintas ocasiones.

Y como yo practicamente no creo en casualidades, sabía que era momento de leerlo, y en Enero lo usé para cumplir con mi reto personal de leer por 30 minutos todos los días, como parte de mi reto anual para desarrollarme más como persona.

Conforme lo iba leyendo e iba aprendiendo las lecciones que su autor, Eckhart Tolle, había dejado en sus páginas, tomé la decisión.

En Febrero, mi reto de 30 días (o bien 28) sería el de desarrollar el hábito de Mindfulness o bien de Atención Plena.

Hoy es Martes 17 de Marzo y bien que me tomé mucho tiempo en redactar este artículo, pero creo que fue así precisamente por la naturaleza de este reto, ya que no es algo tan “trivial” como ponerse a tomar más agua todos los días o salir a caminar por la mañanas por x minutos.

El trabajo que desarrollé… fue profundo. Reté mis hábitos, mis costumbres pero sobre todo mis pensamientos a todas horas a lo largo de todo el mes.

Pero primero que nada…

¿Qué Es Mindfulness?

Si quieres saber qué es el Mindfulness, mejor ni te vayas a la primera definición que veas en Wikipedia, porque lo que encontrarás de primera entrada es una definición muy orientada al budismo y espiritualidad que podría asustarte y terminar tener un efecto contrario al que quiero que obtengas con este artículo.

Mindfulness o Atención Plena, desde un punto de vista psicológico “consiste en prestar atención, momento por momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante, de forma principalmente caracterizada por “aceptación” – una atención a pensamientos y emociones sin juzgar si son correctos o no. El cerebro se enfoca en lo que es percibido a cada momento, en lugar de proceder con la normal ruminacion acerca del pasado o el futuro.

En palabras simples (o bien como yo prefiuero verlo) consiste en prestar atención a tu presente, a lo que está sucediendo en este momento en tu mente, en tu cuerpo o bien alrededor tuyo.

Se trata de saborear cada bocado de ese queque de chocolate. En apreciar la conversación que tienes con un familiar. En sentir el Sol en tus mejillas. En disfrutar un momento de silencio. En observar tus pensamientos. En saborear tu vida presente.

Con el Mindfulness el objetivo es dejar de lado las preocupaciones o pensamientos ligados a eventos en el pasado o en el futuro. En saborear lo que tienes en este momento, en disfrutar lo bueno de la vida. En dejar el pasado en el pasado y en despreocuparse por lo que pueda o no pasar en el futuro.

Se trata de aprovechar del Poder Del Ahora.

El Por Qué

Y es que lo único que tenemos es esto. El Ahora. Nuestro momento presente y lo que la vida nos regala en cada segundo de nuestras vidas.

Y lo sé, es bastante profundo no? Pero cuando comencé a leer “El Poder Del Ahora” lo comprendí.

Me di cuenta de lo mal acostumbrados que estamos en repetir en nuestra mente eventos del pasado. A tener conversaciones ficticias con personas que no están ahí. A lamentarnos por cosas que no han salido bien (y que ya no tienen arreglo). Por malas decisiones, por malos acontecimientos, por cosas que ya no existen.

O bien, pasamos preocupados por situaciones del futuro, por proyectos, por deudas, por viajes, por entregas, por el “¿qué haré?“, por el “¿cómo lo haré?” o el “¿qué va a pasar ahora?…“.

Inclusive comportamientos en los que no estamos pensando ni en el pasado, ni en el futuro, pero en el que tampoco estamos apreciando el presente.

Nos sumergimos en nuestros teléfonos, en nuestras tabletas, en la televisión, en nuestros dilemas diarios… sin prestar atención a lo que hay (o las personas) a nuestro lado.

Estamos conversando con alguien… pero estamos pensando en el trabajo que dejaste pendiente.

Estás desayunando… pero estás más bien pensando en apurarte para llegar a tiempo al trabajo, en el tráfico que te espera y en el pesado de tu jefe.

Estás leyendo el periódico… pero en verdad tienes la mente en la conversación que tuviste con tu pareja la noche anterior, en lo que deberías de haberle dicho también y en por qué sigues creyendo que tienes la razón.

Estás corriendo pero no lo disfrutas, no sientes el aire fresco, no sientes el Sol, no aprecias el paisaje. No disfrutas del ejercicio ni lo bueno que le hace a tu cuerpo porque hay otros pensamientos que ocupan tu mente y tu energía en ese momento.

Y lo hacemos cada.bendito.día.de.nuestros.días. ¡Todos!

Por eso me di a la tarea de tomar este reto personal y de desarrollar una mente al menos más plena de la que poseía, porque me di cuenta que esto frenaba y todavía frena mi desarrollo personal cada vez que caigo en esta conducta que a todos nos carcome por dentro.

Y el desarrollarlo… no ha sido algo tan sencillo. Veamos por qué.

El Plan

Como dije este hábito no es como plantearse tomar más agua a lo largo del día o como hice el mes anterior, sentarme leer por 30 minutos para desarrollar el hábito de la lectura. Tener atención plena no es algo a lo que me tendría que dedicar sólo por unos minutos y olvidarme de ello por el resto del día.

Tampoco es algo tan sencillo como agregar más verduras o más proteína a mis comidas y ya está.

Ser más “mindfull” implica hacer un cambio más de pensamientos, de comportamiento… inclusive un cambio más espiritual.

Claro está, intentar tener una atención plena todo el día sería un intento fallido, sobre todo porque uno no está conciente todo el tiempo de la forma en que piensa y actúa.

Mi plan era ser conciente de mis pensamientos y poner más atención al momento presente AL MENOS una vez por día. Si lo lograba, estaría satisfecho porque sabría que entre más lo realizara, se volvería más sencillo de realizar conforme pasara el tiempo.

Y para lograrlo, se me ocurrió que podría tener algo de ayuda, especialmente visual, para recordarme de tener esta atención plena al momento en que viera esta ayuda.

Y para ello, usé simplemente una especie pulsera de bolitas (que puedes ver en la foto) que me habían regalado recientemente.

Al usar esta pulsera (que de paso se me ve bien jeje), tendría ese recordatorio visual todo el día y cada vez de que me percatara que la anduviera puesta, haría el esfuerzo por parar mis pensamientos en ese momento y prestar más atención a lo que estuviera sucediendo en mi vida en ese preciso segundo, ya sea si estuviera charlando con alguien, comiendo, jugando con mi hija, manejando por la ciudad o lo que sea que estuviera haciendo.

¿Pero cómo me fue?

Los Resultados

Bueno… fue todo un reto.

No hay nadie que no caiga en la mala costumbre de NO prestar atención plena al momento. A todos nos llegan pensamientos agobiantes sobre el pasado o sobre el futuro. Ponemos mente en proyectos, situaciones familiares, situaciones económicas o sociales, o bien de lo que pasa en el mundo.

En mi caso, lo que más desvía mi mente es mi trabajo como emprendedor y estaba muy conciente de ello. Por eso fue que decidí hacer este reto, no sólo porque me ayudaría a desarrollarme más como persona…

… sino también a apreciar más mis bendiciones, especialmente mi familia. Aprendería a estar con mis chicas en vez de tener mi mente pensando en las tareas y proyectos que tengo que cubrir ya sea en media hora, en unas horas, el día siguiente o durante todo el mes…

Proyecto tras proyecto, factura tras factura, correo tras correo.

A lo largo de Febrero me di cuento como mis pensamientos me arrastraban a esos u otros temas que me privaban de disfrutar mi vida actual. Pero cuando tenía la fortuna de acordarme de mi reto (o bien porque la pulsera me lo recordaba) hacía un paro en el momento y enfocaba mi atención en mi presente. Lo cual si lo practicaras te darías cuenta que no es lo más sencillo del mundo.

Es más, te invito a hacerlo en este momento.

Deja de leer este artículo ya, trata de parar tus pensamientos y enfoca tu atención en otra cosa que esté ligada con el presente. Ya sea el paisaje por tu ventana, la calidez de tu cuerpo, el sabor de tu café o apreciar la compañía de la persona que tienes a tu lado.

Hazlo por al menos 10 segundos y luego vuelve a este artículo.

…..

¿No es fácil cierto? Pero si tuviste algo de suerte se debe haber sentido como anduvieras a mil por hora y de repente frenaras en el medio de una calle desolada.

Nuestra mente tiene una característica, y es que TIENE que estar pensando en algo SIEMPRE (pero no siempre es lo mejor para nuestra mente).

De hecho hay gente que deja la meditación de lado porque deciden que para ellos es imposible “no pensar en nada” ya que creen que la meditación se basa en eso. Lo cual es erróneo. Pero eso es tema para otro artículo.

Lo que sí es cierto es que aunque nuestra mente a veces toma control sobre nuestros pensamientos y por ende nuestros sentimientos y acciones, nosotros tenemos el poder de hacerla parar y enfocarla en lo que queramos.

Hacerlo NO es fácil y conlleva muchísima práctica, y hábitos como el de la meditación, el yoga y la atención plena son algunos que nos pueden ayudar a dominarlo al menos de una mejor forma.

Volviendo a mi reto de Febrero, y como me pasó en Enero, el hecho de saber que tenía que rendir cuentas a alguien (sip, ustedes mis lectores) fue algo que me ayudó a seguir adelante con el reto.

Hubo ocasiones en que me atrapé teniendo un remolino de pensamientos y sentimientos que me estaban comiendo por dentro, causando ansiedad, miedos y preocupaciones que me robaban la paz interior.

Porque a TODOS nos pasa de vez en cuando.

Pero en ocasiones como estas, a veces me ayudaba inclusive sostener la pulsera con mi mano, cerrar mis ojos, respirar profundo y cambiar mis pensamientos por algo positivo, apreciar mi presente y simplemente decirme a mi mismo algo como: “todo va a estar bien.”

VEREDICTO

Desde que decidí hacer este reto sabía que Febrero no iba a ser un mes fácil, y estaba en lo cierto.

Pero después de más de 28 días en que estuve desarrollando este hábito, puedo decir con la mano en el corazón que la práctica de la atención plena me ha ayudado y hasta puedo decir que me ha cambiado.

No es que cuente con atención plena todos los días las 24 horas del día, pero todavía tengo puesta la pulsera, y el verla a veces me ayuda a parar ese automóvil de mi mente que va a velocidades ilegales, hacer una pausa y tomar una desviación en el camino.

Y cada vez que lo hago (inclusive lo he hecho varias veces mientras he escrito este artículo) siento una paz interna, como una pequeña luz que sale no entro de mi mente sino de otro lugar más profundo y espiritual.

Aprecio más mi entorno, mi cuerpo, mi ser y todo lo bueno que tengo en la vida.

Cómo Desarrollar La Atención Plena (o Mindfulness)

Si sientes que esto es algo que quieres probar, ya sea por todo un mes o por al menos por una semana, ¡excelente!

Como te dije yo no creo en casualidades, y si estás leyendo este artículo hasta este punto, es porque lo atrajiste a tu vida. Es porque lo necesitas.

Si quieres ponerte a prueba, entonces ten en cuenta estos pasos:

1. No Será Fácil

Ten en cuenta por adelantado que esto no será algo sencillo. Puede ser más difícil que cualquier otro hábito que hayas tratado de desarrollar en tu pasado. ¿Por qué? Porque cambiar nuestros pensamientos no es algo fácil de hacer, y esto es más difícil conforme los años se van apilando sobre nuestros hombros.

Estamos acostumbrados a una forma de ser, a una forma de pensar, a un estilo de vida que se repite todos los días. Vivimos ahora en una cultura conectada la mayor del tiempo a internet y a sus redes sociales, los cuales nos roban el presente cada vez que las accesamos.

Pero sobre todo es nuestra costumbre de apegarnos a eventos del pasado y a situaciones del futuro que AUN NO HAN PASADO pero que sin embargo también nos impiden disfrutar del presente y de lo que tenemos.

Tienes que estar listo inclusive para enfrentar tus pensamientos más oscuros, tus miedos y tus creencias. No creas que va a ser fácil simplemente detenerte y cambiar el rumbo de tus pensamientos. Puede que pares por 5 segundos y vuelvas de nuevo a acelerar. Puede que no te guste lo que estés pensando o el cómo has llevado tu vida hasta el momento. Pueden haber momentos turbios, pero SIEMPRE habrá una luz detrás que te ayudará a salir de ahí.

2. Sin Embargo, Será Reconfortante
Déjame recalcar algo: Tú tienes el control sobre tu mente y este tipo de conducta PUEDE ser cambiada.

El sólo hecho de observar tus pensamientos ya te hace en una persona más fuerte y estarás realizando una práctica que menos del 5% o 10% de la población realiza.

Esto te gustará y querrás ir por más.

Empezarás a disfrutar más de tu entorno, de las personas a tu alrededor, de las bendiciones de la vida. Le encontrarás placer al aire, a los rayos del Sol, a la frescura del agua.

Redescubrirás sabores, olores y hasta sentimientos.

Entre más practiques la atención plena, disfrutarás más de tu vida. Dejarás de preocuparte tanto por cosas que ya NO pueden ser cambiadas, por hechos que ya NO importan, por discusiones que ya han muerto.

Dejarás tus “problemas” del futuro para cuando en realidad sean un problema (y créeme, en la mayoría de los casos no lo serán).

Te darás cuenta que en el presente no tienes problemas y que las cosas están bien si las ves desde el punto de vista adecuado.

Te darás cuenta de que lo que tienes en este momento es TODO lo que tienes y empezarás a apreciar más tu vida y lo que ella te ha dado.

Y querrás ir por más.

3. Búscate Una Ayuda Visual

Si no hubiera tenido esta pulsera conmigo, ni Febrero ni el reto habrían sido lo mismo y posiblemente este artículo hubiera terminado unos 15 párrafos atrás.

La ayuda visual que tuve todos los días conmigo fue ESENCIAL para lograr este reto.

No tienes que usar una pulsera si no te gustan o si el código de etiqueta te lo prohíbe en el trabajo. Yo incluso me hubiera puesto una liga en mi muñeca si no hubiera encontrado nada más.

Pero hay otras formas. Puedes ponerte por ejemplo recordatorios en tu cuarto, en el baño, en tu cartera/billetera o en tu oficina. Puedes escribir en un Post-It frases como “Disfruta el presente”, “Disfruta la vida”, “Sonríe” o algo por el estilo que te recuerde sobre este reto.

Puedes también escoger no tener ningún tipo de ayuda, pero desde mi punto de vista, es algo que disminuirá las posibilidades de tener éxito, y lo será porque si no tienes nada que te lo recuerde, puede ser que pasen hasta 5 días de tu conducta habitual cuando por arte de magia algo traiga tu mente a este momento y te digas: “uy cierto… ¡el reto!“, seguido por un pensamiento de: “bah… mejor lo dejo para después…“.

Si de verdad quieres lograr algo, no te arriesgues. Haz lo posible por lograrlo.

4. Manté El Mínimo Requerido

Recuerda: No te enfoques en hacerlo perfecto ni mucho menos tratar de mantener una atención plena TODO el día. Hacerlo de este modo solo te traerá frustración y desesperación.

Haz el mínimo requerido. Hazlo al menos una vez por día, 2 por día sería genial, 3 sería un golazo, 4 ni te cuento.

Conforme pasen los días te volverás más fuerte y apto para hacer un paro en tus pensamientos y observarlos, y darte cuenta de la forma en que verdaderamente piensas y actúas.

Y entre más te des cuenta de esto, más querrás hacer un cambio en tu vida.

Por que la Vida misma es todo lo que tienes.

5. Aprende Más

Si el tema de la Atención Plena te llama la antención, te recomiendo fuertemente leerte el libro “El Poder Del Ahora” de Eckhart Tolle. Te adelanto que por momentos te darás cuento del gran libro que es, y por otros sentirás que el tipo te habla solo sobre lo mismo una y otra vez.

Pero si mantienes la mente abierta y con una predisposición a aprender, será uno de los mejores libros que hayas leído en los últimos años.

Yo tuve la fortuna de que mi papá fue uno de los que me lo recomendó y por tanto me dió su copia, pero es muy probable que lo encuentres en una librería en la sección de “Auto Ayuda” o bien en internet (ya sea gratuito o comprado en Amazon.com aquí).

Y si lo compras y lo lees, me avisas, así intercambiamos notas 😉

Marzo: No Más Snooze

Para seguir con mi reto anual, conforme iba terminando Febrero me iba haciendo la misma pregunta.

¿Qué haré en Marzo para continuar con el reto anual y desarrollarme más como persona?

Luego un día di con un artículo en que mencionaba que cuando uno tiene la (mala) costumbre de darle “Snooze” (o Aplazar) a la alarma de la mañana varias veces, es lo mismo que estar aplazando sus metas y sueños.

Preferimos actuar medio muertos por 10 minutos más en vez de hacer algo bueno con nuestra vida desde las primeras horas del día.

Y esta es una conducta que se expande a nuestra vida en general cuando nos plantemos metas y lo dejamos para algún momento en el futuro (el cual nunca llega).

Ya en C.A.D. he mencionado lo mucho que creo en los rituales matutinos y el cómo levantarnos temprano puede crear un cambio radical en nuestras vidas, siempre y cuando hagamos algo bueno con ese tiempo.

Pero si he de ser honesto, siempre he tenido la mala costumbre de que cuando suena la alarma, le doy Snooze al menos un par de veces, y aquello que se suponía que era levatarme a las 6am, terminaba a veces siendo levantarme a las 6:20 o 6:30. Y ya me estaba cansando de esto porque sabía que una mejor versión de mi mismo no lo haría

Y cuando uno trabaja desde casa, es emprendedor y tiene una esposa y hija de 2 años, 20 minutos libres pueden ser MUY valiosos.

Pero eso aplica para muchas personas en general y apuesto a que si tuvieras de 10 a 20 minutos más al día podrías hacer algo bueno (cómo meditar, hacer ejercicio, tener un desayuno más saludable y nutritivo o inclusive salir más temprano para tu oficina y esquivar el tráfico de todos los días).

Fue ahí cuando decidí que ese iba a ser mi reto para Marzo: No más aplazamientos en mis mañanas. Me iba a levantar con la primera vez que sonara la (bendita) alarma, iba a aprovechar aun más mis mañanas y esto me ayudaría a dejar esa conducta de aplazar las cosas.

Pero sentía que no era suficiente, así que le agregué algo más…

Y en cierta forma es algo relacionado.

Ultimamente me di cuenta que a veces estaba pegado a mi laptop, a mi teléfono (o raramente al televisor) hasta 10 o 1 minuto antes de irme a la cama.

Y esto ha estado afectando la forma en que duermo y posiblemente lo ha hecho por mucho tiempo.

Así que para ponerle más sabor al mes, decidí que iba a dejar de usar cualquier aparato electrónico (laptop, teléfono, iPad o televisor) a partir de las 9pm, que es alrededor de una a una hora y media antes de acostarme.

Esto le daría más tranquilidad y paz a mi mente… y un buen descanso a mis ojos.

Pero lo más importante, dejaría todas esas pantallas olvidadas para pasar más tiempo de calidad con mi hija y mi esposa.

Ya van 17 días del mes y he tenido una buena experiencia que me muero por contarte, pero dejemos la crónica y el veredicto para mi reporte a principios de Abril 😉

Para Terminar

¿Me estaré volviendo loco con estos temas tan profundos?

Tal vez, pero si esto es locura, quiero más, porque siento que este año está siendo muy diferente a los años anteriores gracias a estos retos que me he puesto cada mes para desarrollarme más cómo persona.

Si quieres saber más sobre estos retos que estoy haciendo y cómo podrías aplicar algo similar en tu vida (¡nunca es tarde!), ve a este artículo que escribí al respecto sobre cómo las resoluciones de principio de año ya no sirven.

Si el tema del Mindfulness te interesa, te invito de verdad a leer más sobre él en la red, o bien adquirir el libro que te mencioné, “El Poder Del Ahora“, el cual es una excelente fuente de información y sabiduría en este y otros temas más.

Y si has llegado hasta aquí, primero te lo agradezco enormemente y segundo me gustaría que me dejaras un comentario sobre qué te pareció este artículo y el tema de la atención plena.

¡Nos hablamos en menos de un mes para contarte cómo me fue con el reto de Marzo!


Ver también:

Imágenes cortesía de Flickr y Thenewyorker

COPYRIGHT © 2017 | Cuerpo Al Dente