Transforma tu salud, tu cuerpo y tu mente.

La Verdad Sobre Las Hamburguesas

abril 12, 2013.Nutrición Al Dente.#nutrición

La tarde del Lunes la pasé excelente. Uno de mis mejores amigos que ha estado viviendo en Dinamarca por los últimos 5 años vino a visitarme, como parte su último viaje antes de regresarse a nuestro pais.

Como teníamos más de un año de no vernos, sin duda teníamos que pasar un buen rato hablando y nos fuimos a TGI Friday’s (un restaurante de una cadena estadounidense) y nos dimos gusto comiendo.

Entre conversaciones sobre nuestras vidas en Europa, lo que viene en el futuro para ambos y mis aventuras como papá primerizo, mi amigo se pidió un rack de costillas en salsa barbacoa que podrían ser la muerte lenta de cualquier goloso.

Mi expresión cuando las vi fue sencillamente –> O_O

En mi caso, yo fui más… conservador. Me pedí lo que llegó a ser una deliciosa hamburguesa de pechuga de pollo a la parrilla.

La verdad la disfruté hasta el último bocado y el rato que la pasé con mi amigo valió totalmente la pena.

El punto que quiero tocar aquí es que tal vez muchos oyen la palabra «hamburguesa» y la satanizan como algo prohibido, pero a veces… no es una opción TAN mala.

Pero ojo, que hay que tener muchos aspectos en cuenta.

1. La carne: En la mayoría de restaurantes de comida rápida la calidad de la carne usada es de muy baja calidad. Y no me importa cuántas cosas me digan como «carne 100% de res» o «carne 100% de las montañas» para mi una hamburguesa de McDonald’s (por ejemplo), no me convence. Por eso cada ve que se me entoja una hamburguesa me busco un restaurante donde su calidad sea MUCHO mejor.

La baja calidad de esos otros lugares se debe a que esta carne viene de ganado alimentado con una mezcla de granos y no con pasto, insectos y demás cosas que se obtienen al aire libre.

Súmale a esto que muchos de estos animales son inyectados con hormonas para hacerlos engordar más y tienes receta para un desastre cardiaco.

Las mejores hamburguesas son encontradas en otros tipos de restaurantes, donde se controla un poco más la calidad e invierten un poco más en obtener carne más magra.

Y muchas veces, es 10 veces mejor optar por una hamburguesa de pollo o pescado (sin empanizar) a una de carne de res. El consumo de carne roja en nuestros días es algo descomunal.

Leer mas
COPYRIGHT © 2017 | Cuerpo Al Dente