Transforma tu salud, tu cuerpo y tu mente.

Sobre Bayas, Arboles y Cómo Desintoxicar Tu Cocina

abril 29, 2013.Buenas prácticas

En Setiembre del año pasado cuando todavía era seguro para mi esposa viajar (por el embarazo) fuimos a visitar a mi querida suegra.

Fueron 3 semanas de comidas exquisitas, visitar ciudades históricas y disfrutar un poco del otoño dorado, como le llaman ellos, gracias a todos esos árboles que se tornan color «oro».
 

Entre una de esas ciudades o pueblos que visitamos, hubo una (no me pidas que repita el nombre porque se me puede trabar medio cerebro) donde tuve uno de esos momentos «A-Já».

Un momento «a-já» es uno de esos momentos aleatorios en la vida donde aprendes una lección. De ahi el «a-já».

Es decir, aprendes o o te das cuenta de algo, usualmente valioso.

De vuelta a mi momento A-já, estábamos mi esposa, su amiga y yo caminando por un parque y me señalaron un peculiar árbol que tenía un fruto rojo, algo así como unas bayas.

El asunto con las bayas, no era si sabían rico o eran saludables, sino que pueden decir qué tipo de invierno se avecina dependiendo de la cantidad de bayas que estos árboles tengan.

Si estos árboles tienen pocas bayas en otoño, será un invierno leve. Por el contrario, si tienen muchas bayas… será un invierno duro.

Y para mi tormento, los árboles de ese otoño estaban CARGADOS de este fruto.
Malas noticias para mi.

Y puede que sea una tonta superstición, pero hey, no le hace daño a nadie y la verdad me tenía muy intrigado de si iba a ser cierto. Porque si hay algo feo de vivir en estas latitudes de Europa, es el frio de invierno.

¿Y qué pasó? Tuvimos uno de los inviernos más largos en años.

Las benditas bayas tenían razón.

Leer mas
COPYRIGHT © 2017 | Cuerpo Al Dente