Transforma tu salud, tu cuerpo y tu mente.

La Guía Cuerpo Al Dente Para Una Cocina Saludable

ESCRITO POR Autor.Buenas prácticas, Salud Óptima.0 Comentarios

Cuando decides empezar el camino de ponerte en forma y llevar una vida más saludable, hay numerosos obstáculos que se te ponen en tu camino.

Está la presión social, los supermercados con su montón de basura empacada, tu trabajo, los restaurantes de comida rápida, tus amigotes y por supuesto, tu mismo.

Pero hay un aspecto que muchas personas pasan por alto y no se atreven a cambiar, ni tan siquiera un poco, y puede convertirse en uno de los obstáculos más grandes.

Tu cocina.

Porque no importa cuánto quieras bajar de peso, no importa cuánto ejercicio hagas o qué tan motivado estés a hacer cambios en tu vida, si no haces un cambio serio en tu cocina, puedes caer una y otra vez en lo mismo: una nutrición pobre y deficiente.

Nuestra cocina puede ser nuestro peor enemigo en casa, pero también uno de nuestros mejores aliados. Es necesario tomamos el tiempo necesario de hacer de ella una poderosa herramienta, tal que no importa cuánto fallemos afuera de ella, siempre va a estar ahi esperando a que nos pongamos de vuelta en buen camino.

Por eso quiero pasarte los siguientes pasos para que tomes en consideración esta semana, porque si quieres «cuerpoaldentear» tu vida no solo hace falta que hagas cambios en tus hábitos, tu cocina también necesita una transformación.

Paso Número 1: Deshazte De La Comida De Baja Calidad

El primer paso de todos se encargará de limpiar tu cocina de todos esos alimentos de baja calidad y altos en calorías que ponen tus metas y vida en riesgo.

Examina uno a uno los cabinetes de tu cocina (sin olvidar tu refrigerador) y analiza cada uno de los ítemes que veas adentro. Si ves alimentos procesados, en lata, salsas, aderezos, snacks, frituras y cualquier alimento alto en azúcar, alto en grasas trans y un sin número de ingredientes artificiales, tómalos y ponlos en una caja o bolsa para luego deshacerte de ellos.

Este tipo de alimentos son completamente lo opuesto a lo que deberías comer (y que veremos en el paso 3) gracias a lo anti-natural de su naturaleza. Tú ya sabes bien que las grasas trans, azúcares, endulzantes artificiales, aditivos y estabilizadores no te van a ayudar a ponerte en forma, asi que ¿por qué tenerlos en tu cocina?

Todo lo que tengas en tu cocina será consumido por ti o alguien en tu casa, asi que hazte un favor y no sabotees tu nutrición ni la de tu familia,

Al final la comida que quede en esa caja (o cajas) dónala a una organización, familia o persona que lo necesite, pero trata de que la comida que des sea la «menos peor», y la que sea totalmente mala, es mejor que no termine en la boca de nadie.

Y no cometas el error de decir: «esta bolsita de XXX me la como y ya nunca más«. Repito, ¿para qué sabotear tu nutrición? Despídete de ella y no mires atrás.

Al final verás que todo habrá valido la pena y estarás contento(a) de haberlo hecho.

Paso Número 2: Chequea Tus Instrumentos

Como bien lo sabes, la mejor manera de tener una buena nutrición es comiendo en casa o llevando a tu trabajo comida hecha por ti. Pero para esto, ¡sorpresa!, necesitas tener una cocina decentemente equipada con cierta cantidad de instrumentos necesarios.

Por eso, pon tu cocina bajo la lupa de nuevo y asegúrate de tener los siguientes instrumentos y utensilios:

  • Un buen conjunto de sartenes y ollas (al menos 2 de cada uno)
  • Un buen conjunto de cuchillos de cocina
  • Un buen conjunto de espátulas y cucharones para cocinar
  • Una licuadora y vasos para tus batidos de proteína para tus desayunos o snacks.
  • Cajas de plástico o vidrio para almacenar y/o transportar alimentos.
  • Un conjunto de utensilios para medidas (tazas, cucharas, etc).
  • Papel de aluminio y de plástico para envolver.
  • Una parrilla (en forma de sartén, tipo George Forman o para exteriores)
  • Una tetera
Y aunque tener todos estos no es 100% necesario, sería muy beneficioso para ti si asi lo fuera. Si tienes dificultades económicas puedes ir adquiriéndolas poco a poco con cada mes que pasa y pronto tendrás una cocina saludable y a pedir de boca.

 

Paso Número 3: Vete de Compras

Muy bien, pues una vez que te deshiciste de toda esa comida basura y que tu cocina está lista para ponerla a trabajar, ¿qué falta?

Pues claro, ¡la comida buena!

Si al limpiar tus cabinetes y refrigerador quedó una buena cantidad de alimentos (que en buena teoría deberían ser saludables), tu tarea te será fácil, pero si te quedaste con 3 manzanas, 1 banano y una caja de leche, tendrás trabajo que hacer.

Y antes de que te de hambre y te veas tentado a llamar a pedir comida express, o saltarte una de tus comidas, haz un examen de lo que te hace falta, haz tu lista de compras y ve al supermercado por lo que necesitas.

Durante la aventura de hacer compras existen muchas maneras de que caigas en la tentación de volver a comprar muchas de las comidas de las cuales te acabas de deshacer, por eso hay varios trucos que te invito a hacer:

1. Aunque ya lo mencioné, acá va de nuevo: haz tu lista de compras con única y estrictamente lo que necesitas para la siguiente semana, ya sabes, frutas, verduras, legumbres, carnes magras, nueces, huevos, yogurt natural, etc.

2. Ve sólo(a). Si vas sólo a hacer tus compras te verás menos en la posición de ceder ante las sugerencias (o lloriqueos) de alguien que quiere algo no saludable, así que haz lo posible de ir sólo o con alguien con alguien que comparta tus mismas metas saludables.

3. Una vez en el supermercado, compra la mayoría de las cosas en la periferia del supermercado ya que es ahi donde curiosamente lo más saludable se ubica, ¿no lo habías notado antes? Sección de verduras, frutas, carnes, quesos, granos, huevos y demás.. todo está usualmente en la periferia. Si necesitas algo de los pasillos del medio, entra, toma lo que necesitas y listo.

4. Compra únicamente lo que pusiste en tu lista de compras y nada más. No empieces a desviarte con algo que te gustaría tener y no cabe en tu vida saludable.

5. Si compras alimentos que vienen empacados de cualqueir forma, examina su lista de ingredientes y evita escoger aquellos altos en endulzantes, grasas, aditivos y demás ingredientes artificiales. Escoge inteligentemente.

 

Satisfacción Garantizada

Una vez que vuelvas a casa, tendrás la oportunidad de llenar tus cabinetes y refrigeradora con comida 100% saludable, con la que elaborarás platillos ricos en vitaminas y minerales, que te ayudarán a quemar grasa y mantener tu cuerpo alejado de cualqueir tipo de comida altamente procesada.

Créeme lo que te digo: La sensación que tendrás al ver una cocina saludable sin todos esos alimentos bajos en calidad, con utensilios e instrumentos amigables con tus metas, y con toda esa comida sabrosa, natural y libre de aditivos… ahh… será genial 🙂

[imágenes: tinaxduzen, rcoursebaker y polycart @ Flickr]

Añade Un Comentario

COPYRIGHT © 2017 | Cuerpo Al Dente