Transforma tu salud, tu cuerpo y tu mente.

7 formas de sobrevivir a la comida rápida

ESCRITO POR Autor.Buenas prácticas, Salud Óptima.0 Comentarios

La comida rápida llegó para quedarse. Vamos a la capital y hay 1 restaurante de comida rápida cada 100 metros. Vamos al centro comercial y hay 3 pisos de restaurantes donde el 90% son de comida rápida. Vamos al aeropuerto, al estadio, al cine, al parque… todo TODO está inundado de comida rápida.

Y el problema no es tanto que haya comida rápida (pues vamos, que más de una vez necesitamos esas salvaditas), el problema es la gran cantidad de veces que abusamos de ella. La mayoría de sus comidas están cargadas de calorías malas provenientes de endulzantes, aceites y harinas de mala calidad, añadiendo más y más porquerías a nuestro cuerpo.

El colmo es cuando vamos a un restaurante de estos y vemos a alguien que no tiene ni idea de donde está parado.

Caso típico: Llega una persona al mostrador, se pide una hamburguesa triple, con tocineta extra, papas fritas grandes… pero oh… Coca Cola dietética por favor.

comida rapida saludable

¿Rico? Si. ¿Saludable? Oh no!


¿Te ha pasado? ¿No te da coraje?

La mayoría de las personas están completamente engañadas con lo que una nutrición saludable es. Esa persona si quisiera cuidar su salud, en vez de pedir esa coca diet, debería salir de ahí, irse a su casa y hacerse su propio plato de comida. O por lo menos, implementar algunos de estos tips:

#1. Ojos en la ensalada:

El típico acompañamiento en un restaurante de comida rápida son las papas fritas, otras opciones son nachos, hash browns, aros de cebolla o “nuggets de pollo”.. uff… Si quieres hacer tu comida más saludable, cambia este acompañamiento por una ensalada si el menú lo permite. Y si no lo permite, pero si está disponible aparte, pídela adicionalmente.

Dado que (Gracias a Dios) ahora la gente se cuida un poco más y todos estos restaurantes han venido ganando mala fama, se han vistos forzados a mejorar sus menús y uno de estos cambios ha sido incorporar la ensalada como acompañamiento. Punto a favor!

El problema es el aderezo que dan. Como lo expliqué en este artículo, la mayoría de aderezos de fábrica son cualquier cosa menos que saludable, dado que suelen venir con endulzantes y aceites de mala calidad. Punto en contra! Tu mejor es opción es comerte la ensalada al natural o agregarle sal, limón o aceite de oliva si estuviera disponible.

#2. Ni normal ni dietética:

Las bebidas gaseosas son de las peores enemigas de la nutrición saludable. Son altamente cargados de calorías gracias a la cantidad de endulzantes con que vienen, porque si no es azúcar lo que traen, es jarabe de maíz de alta fructosa y ya sabemos lo malo que es el JMAF. Lo mismo aplica para bebidas como té frío o “limonadas”. Y si piensas que la versión light es mejor, punto menos para ti. No hay endulzante bueno a menos que sea natural, como el stevia. Cualquier otro sustituto del azúcar es mejor hacerlo a un lado.

Aquí tu mejor opción (como siempre) es tomar agua natural. Si te resulta muy simple, opta por té o café si fuera necesario. Y si fuera el caso de que necesitas desesperadamente algo gaseoso, toma agua con soda, obtienes mucho menos calorías y te quedas con las burbujas.

Si optas por café o te, tómatelos sin azúcar y sin crema. Pero el agua… esa es tu mejor opción. Eso si, mantente alejado(a) lo más que puedas de los batidos o milkshakes. Azúcar, azúcar, azúcar.

#3. Frito o a la parrilla?

Si te fijas, la gente está un poco mejor informada hoy en día y sabe que algo a la parrilla es mucho mejor que algo frito (al menos esa es mi fe). Por eso, si tienes por ejemplo 3 opciones de hamburguesas, pero solo en una de ellas la carne es a la parrilla (y las otras 2 fritas o no dicen nada), ya tienes tu ganadora.

De esta forma te evitas que la calidad de tu comida se vea afectada por los aceites de mala calidad que usualmente usan en estos restaurantes y te evitas las calorías de más.

Esto mismo aplica para otras comidas como burritos (wraps), ensaladas, tacos, etc. Comida preparada a la parrilla siempre va a ser mucho mejor, hervida sería genial, pero es pedirle peras al olmo.

#4. Menú de niños

menu de niños saludable

Woohoo! Panda!

Suena gracioso pero tiene su lógica. Los menús para niños tienen por lo general porciones mucho más pequeñas de todo, lo cual es una opción que deberías tener en cuenta.

Son incluso una mejor opción si puedes aplicar las anteriores 3 reglas, sería menos insaludable y hasta es posible que quedes satisfecho(a) con esa porción.

Lo mejor: ¡Te quedas con el juguete! 😀

#5. Controla la porción

Una de las formas de tomar más dinero de nuestros bolsillos es ofreciéndonos ingredientes extras, tamaños más grandes o algo a mitad de precio. Por ejemplo: tocino extra, nuggets extra, torta extra, agrandar el menú, salsas extras o postre extra.

¿Por qué comer más de lo que necesitamos? Ya estamos en un lugar que sabemos no es lo más saludable del mundo y vamos a pedir más comida? Hay algo que no calza.

Limítate a comer lo que verdaderamente te va a satisfacer, no hace falta que pidas postre (y si crees que si, estás engañado(a) ), no hace falta que le metas ingredientes de más o que agrandes el tamaño.

#6. Y si optas por la hamburguesa…

La típica hamburguesa no es una opción tan mala, no es totalmente buena, pero tiene sus beneficios. Si optas por comer una hamburguesa, asegúrate de que la carne sea a la parrilla, de que viene bien cargada de vegetales como cebolla, tomate, lechuga y pepino. Pide que le quiten el queso, el tocino y que no le pongan ninguna salsa “especial” o ninguna del todo.

Puedes también quitarle la rebanada de pan superior y te eliminas esas calorías de más.

Hay algunos restaurantes que inclusive ofrecen pan integral para sus hamburguesas lo cual es punto a favor. También puedes optar por pedirte una hamburguesa de pollo, pavo o pescado, las cuales posiblemente sean una opción más saludable que la carne de res.

#7. No solo de hamburguesas vive el hombre

Hay muchos restaurantes de comida rápida que por naturaleza su comida es mucho mejor a una típica hamburguesa, pizza, hot dogs o tacos. Hay restaurantes de emparedados, burritos, comida china, japonesa, tai e inclusive ya hay restaurantes rápidos que ofrecen comida típica.

Estos restaurantes tendrán una mejor gama de opciones, los ingredientes serán más frescos y su cocimiento un poco mejor. Un gran punto a favor!

Pero sin duda alguna la mejor forma de comer comida rápida es si la haces tú mismo(a). Tienes control de los ingredientes, de la forma en que la cocinas, de la calidad de los ingredientes, de sus acompañamientos y lo que tomas.

Y si lo haces en compañía mejor! Te diviertes más y pasas un buen rato, puedes ver una buena película, un partido de lo que te guste o simplemente una cena rápida en familia.

 

Ahí tienes 7 tips para implementar de ahora en adelante cuando no tengas más que la comida rápida como única opción.

Tú tienes el control de lo que comes y son tus decisiones las que van creando tu camino.

Mantente en forma!

Imagen1, Imagen2

Añade Un Comentario

COPYRIGHT © 2017 | Cuerpo Al Dente